Aceite de orujo, más sano de lo que parece





Muchas personas usan a diario el Aceite de Orujo de Oliva para su vida diaria por distintos motivos entre los que destaca principalmente el precio de venta al público. El aceite de orujo procede del orujo de la aceituna, que precisa disolventes orgánicos para su extracción y por tanto no es apto para el consumo directo, pero una vez refinado con aceite de oliva virgen se convierte en comestible.
 
A pesar de la mala imagen y de lo que se pueda pensar, recientes estudios demuestran que estos aceites, aunque de menor interés gastronómico, tienen mucho en común con el aceite de oliva virgen en cuanto a sus ventajas para la salud y su aporte energético.

 Además, el aceite de orujo tiene un alto contenido en antioxidantes naturales, como la clorofila, vitamina E y carotenos. Según investigadores del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), el aceite de orujo contiene el ácido oleanólico, que tiene propiedades antitrombóticas y vasodilatadores demostradas.
 
Así que ya sabéis, si tenéis el cinturón ya bien apretado, con esta noticia os lo podréis aflojar un poco consumiendo un aceite un poco más barato pero con casi las mismas cualidades que el aceite de oliva virgen común.





Deja tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adelgazar Kilos