El jengibre, el té verde y el cáncer





Algunas de mis “hierbas aromáticas” favoritas (sin que suene mal) son: La Zingiber officinale o Jengibre y la Camellia sinensis o Té verde. Para empezar, dos estudios publicados en 2011 han confirmado la eficacia de raíz de jengibre en la reducción de las náuseas inducidas por la quimioterapia.


 
Un tercer ensayo, y mucho más sorprendente, informa que el “extracto de jengibre entero” posee potentes ayudas para prevenir el cáncer de próstata. Este intrigante descubrimiento se basa en un experimento in vitro realizado en un modelo animal.

Podría decirse que el té verde tiene un historial aún más impresionante como una propuesta de agente quimiopreventivo natural. Parte de la investigación ha examinado el té verde como un solo remedio. Otras preguntas se han probado en combinación con diversas sustancias naturales como la cúrcuma y el mineral selenio .

Ahora, un estudio de población cuenta que después de analizar a 60.567 hombres chinos, los resultados revelan que aquellas que bebían té verde regularmente (más de 3 veces / semana) demostró un riesgo 46% menor de desarrollar cáncer colorrectal. De hecho, los investigadores determinaron que hubo una disminución del 12% en el riesgo de cáncer colorrectal por cada taza de té verde consumida diariamente. Sin embargo, es importante señalar que la protección observada sólo se aplica a los no fumadores.
 
Estos resultados prometedores son parte de la razón por la cual un nuevo estudio, de 3 años evaluará si el consumo de un extracto concentrado de té verde puede prevenir los pólipos de colon en un grupo grande de personas mayores activas.

Para que quede claro, nadie está diciendo que el jengibre y el té verde sean una cura para el cáncer, pero son sin duda un par de ingredientes herbarios que vale la pena mantener cercas para prevenir futuras y desagradables sorpresas.





Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adelgazar Kilos