Medicina alternativa: Beneficiosa o dañina

Medicina Alternativa



La medicina alternativa puede ser definida como un conjunto de prácticas y el uso de sustancias que no son hoy consideradas válidas por la medicina convencional. Los remedios de la medicina ortomolecular, las dietas, la quiropráctica, acupresión, los tés, etc.

Estos tipos de tratamientos médicos siguen utilizando por parte de la población, y lo que es más preocupante es el creciente número de personas que son usuarios de los mismos. En los Estados Unidos, en los años 90, el aumento del gasto por la comunidad con este tipo de tratamiento fue del 50%. Se cree que, en la actualidad, cerca de 30 mil millones de dólares es el volumen de negocios de los sectores que llevan a cabo estas prácticas. Otro hecho sorprendente es que la llamada “medicina alternativa” se utiliza más por aquellos con mayor educación e ingresos. ¿Cómo explicar esta paradoja? Muy difícil. Después de todo la medicina alternativa ni siquiera debería existir para muchos médicos que así lo creen.

Cualquier recurso terapéutico en el que se demuestra su eficacia debe ser incorporado a la medicina convencional. Los críticos de este tipo de medicina, dicen que es nada menos que el número de tratamientos que no han demostrado eficacia.

Otra de las preocupaciones de estos grupos de personas es que un paciente con una enfermedad grave, pero potencialmente curable con medicina convencional, deja de llevar el tratamiento trazado por su médico y prefieren seguir con prácticas alternativas. Sin embargo, el problema existe y no se puede ignorar. Además, muchos de sus usuarios están satisfechos con los resultados.

Medicina AlternativaTales prácticas no suelen ser tratadas incluso en cursos de medicina. Incluyendo la homeopatía y la acupuntura, que ya pertenece a alguna medicina convencional, mientras que otros todavía se consideran alternativa, no se abordan en el plan de estudios en la mayoría de las universidades del mundo.

La medicina alternativa es utilizada en todos los países, ya sean pobres y ricos en su desarrollo. Incluso en algunos de estos países se tiene a la par con la medicina convencional. En Sudáfrica, por ejemplo, sólo hay 25 000 médicos y curanderos hay más de 200 mil. En otros países, la medicina alternativa se incorpora en el sistema de salud pública. Por ejemplo, en China y las dos Coreas.

En Brasil, recientemente, un maestro minero, Joao Felicio R. Neto, con un grupo de colegas, investigaron la práctica de la medicina alternativa en la comunidad de Monte Claros, Minas Gerais. Analizando sólo los procedimientos que tienen costos, consultas y / o drogas, encontraron que el 8,3% de la población es usuaria de cualquiera de las prácticas alternativas. De éstos, el 15% utiliza remedios caseros, curanderos 15%, 2,5% homeopatía, 1,5% y 0,2% acupuntura medicina ortomolecular.

Al igual que en otros países, el uso de estas prácticas es más frecuente entre los que ganan más y tienen educación superior.

Hay muchos que se hacen las siguientes preguntas a la hora de estudiar la medicina alternativa:

  • ¿Cómo la medicina convencional y la sociedad debe mirar a la medicina alternativa?
  • ¿Se debe introducir en las enseñanzas curriculares de los médicos estas prácticas?
  • ¿Se debe realizar investigación científica rigurosa para evaluar la existencia o no de valor terapéutico?
  • ¿Se debe o no prohibir su uso, dando por probado que carecen de evidencia científica su eficacia?

Sólo el hecho de que una parte importante de la comunidad usa y cree en su eficacia, no es garantía de que sea realmente eficaz en cualquier tratamiento y que el efecto placebo sea lo que cure a esos enfermos. Después de todo, millones de personas creen en sus poderes de curación.

¿Y vosotros, ya usáis la medicina alternativa o sois reacios a ella? ¡Feliz Lunes!





Deja tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adelgazar Kilos